EL LIBRO RECOMENDADO

Por la Prof. Zulma E. Prina


MÉNDEZ, Mario.El monstruo de las frambuesas. - 2a. ed. - Buenos Aires : Amauta, 2004. - 104 p. : il. ; 20 cm. - ISBN 950-99049-3-7.


El monstruo de las frambuesas de Mario Méndez es una novela para niños que va desde los nueve hasta los cien años. ¿Por qué hasta los cien? Porque los cuentos y novelas que logran atrapar al lector de cualquier edad es porque el texto va más allá del interés de un determinado grupo lector.
La trama, los diálogos, las situaciones por las que atraviesan los personajes, nos llevan a introducirnos desde las primeras páginas hasta el final, sin interrupciones.
Ernesto es un vendedor de frascos de vidrio que recorre los pueblos de la cordillera patagónica. Lo acompaña Rocinanta, una "destartalada" camioneta estanciera repleta de ruidos y tintineos de vidrio.
En el pueblo de El Escondido tiene dos amigos: Sol, una niña dulce de once años y su enorme perro Runi, con quienes comparte algunos momentos de alegría.
Un día, al despertar para dirigirse al pueblo, lo sorprende una voz extraña que lo hace pensar que está soñando. No es ni más ni menos que Guillaumín, un hombrecillo que vive en el maravilloso bosque de las frambuesas. A partir de allí comienza la aventura de estos cuatro protagonistas que irán a salvar el bosque y a sus habitantes gnomos del monstruo Salamandra y sus ayudantes.
Desde el camino sinuoso, pasando por túneles y lugares llenos de peligros, hasta el enfrentamiento de los gnomos, los duendes y nuestros amigos con los monstruos, se suceden situaciones que nos mantienen expectantes hasta el final.
De las acciones surgen con claridad y acierto los vínculos de amistad sincera y solidaridad entre seres humanos y otros mágicos seres. Ellos se unen para luchar contra el mal. Así, con la ayuda de estos amigos recuperan la planta madre y con ella las frambuesas. Todas las sabrosas frutas vuelven a ser tan deliciosas como antes, para deleite de los pueblos de la Patagonia. El bosque se viste de fiesta y vuelve a brillar la luz y la alegría.
Mario Méndez logra un relato dinámico, pleno de acciones y de magia. Apunta a hacer reflexionar al lector acerca de los valores, de la amistad sin restricciones, a unir fuerzas para lograr un bien común y a borrar toda posible barrera entre seres y grupos diferentes.

 

Fuente: El mangrullo